martes, 4 de diciembre de 2007

Gil Eannes, antiguo buque-hospital portugués

Les empezaré contando que me he quedado sin cámara de fotos, creo que alguien se quedó con ella el pasado sábado en la T4 de Barajas… así que hasta que encuentre una solución voy a ir tirando del archivo, en el que guardo cosas muy interesantes.


¿Recuerdan la entrada sobre Viana do Castelo del pasado mes de noviembre? Pues bien, ese mismo día en el viejo muelle del puerto marítimo de Viana fuimos a visitar un antiguo barco museo que fue durante muchos años buque-hospital de los pescadores de bacalao portugueses en los mares de Groelandia en Terra Nova, donde las condiciones de trabajo eran muy duras.


Pobres y mal alimentados, soportando un frío glacial a bordo de lugres y dóris, los marineros padecían todo tipo de enfermedades del aparato digestivo y respiratorio, furunculosis y reumatismo a lo largo de los cinco meses que duraba la “marea”. Esto hizo necesaria la presencia de un buque que diera asistencia sanitaria a estos hombres y dignificara sus vidas.


Así, hace ya 50 años se construyó en Viana el navío Gil Eannes dotado de todo tipo de medios humanos y materiales para la asistencia sanitaria de estos hombres de mar: médicos, enfermeras, sala de rayos X, quirófanos, laboratorio, enfermería, etc…


Quirófano

Enfermería


Sala de rayos X
Sin embargo, después de más de 20 años de trabajo el buque se quedo “velhinho” y el gasto para mantenerlo era muy elevado. Por otra parte, hay que tener en cuenta que en esa época se empezó a comprar el bacalao a Islandia y Noruega. Todo esto trajo como consecuencia que en 1973 el Gil Eannes hiciera su último viaje a Terranova, para posteriormente quedar inútil y anclado en el olvido…

Hasta que un día la Comisión Pro Gil Eannes, transformada posteriormente en Fundación Gil Eannes, actual propietaria del navío, apostó por su restauración y lo transformó en un museo flotante abriendo sus puertas al público en agosto de 1998.


Cocina


Puente


Sala de Radio

Los murales con fotografías antiguas que cuelgan sobre las paredes de este museo flotante, así como las vitrinas que exponen distintos tipos de utensilios antiguos del barco, explican toda la historia de la pesca del bacalao portuguesa en Terranova, sus orígenes, sus artes de pesca, sus hermosos bacaladeros de madera a vela, los dóris, sus marineros… sí como la propia historia del buque y de los hombres que por él pasaron.

Todo un viaje en el tiempo… gracias al empeño y voluntad de aquellos que se esfuerzan en preservar la historia, la cultura para que no desaparezca y quede testigo de lo que un día fue, de los orígenes del hoy, sino este “pedazo” de historia lo hubiéramos perdido para siempre.


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Amiga Atlántica, tu mirada serena regresa a Portugal y al mar para abarloarse al Gil Eannes, el "Anjo da Guarda" (ángel de la guarda) de la gran flota bacaladera portuguesa en aguas de Terra Nova y Groenlandia, la "Frota Branca", con numerosos barcos de vela (Neptuno. Argos. Gazela Primeiro. Hortense. Brites. Santa Maria Madalena...) entre ellos el actual buque-escuela de Portugal, el Creoula y su gemelo el Santa Maria Manuela, actualmente en proceso de restauración.

Refiriéndose al Gazela Primeiro (conservado en el museo marítimo de Filadelfia) y a la pesca del bacalao, su capitán António Marques da Silva, en su libro A memória dos Bacalhoeiros, nos dice que:

"O nosso veleiro era um navio de pesca à linha, e para esse efeito transportava no convés os dóris, pequenos botes de madeira para um tripulante, que só os portugueses continuavam a utilizar"

La novela de Rudyard Kipling Captains Courageous (Capitanes intrépidos) se desarrolla en un velero bacaladero (el We´re Here de Gloucester) en Terra Nova, en el que un marino portugués (Manuel) tiene un importante papel que interpretó Spencer Tracy en la película Captains Courageous, dirigida por Victor Fleming el año 1937; pero esa es otra historia.

Haddock dijo...

Mi torpeza informática ha hecho aparecer como "anómino" el comentario anterior, me disculpo por el error.

Joan Sol dijo...

Hola, Amiga Atlántica.
Tu entrada sobre el "Gil Eannes" enlaza con la última entrada de mi blog que trata, precisamente, de la pesca del bacalao por los barcos de la "Flota Blanca" portugesa. Redacté esa entrada a partir de la lectura del fantástico libro de Alan Villiers "La campaña de la goleta Argus", sobre la pesca del bacalo en los bancos de Terranova y Groenlandia.
Villiers dedica un capítulo del libro al "Gil Eannes" y a su valiosa labor como barco hospital y de apoyo de la flota bacaladera.
Villiers, capitán de marina y amante de los barcos, da vida y personalidad al buque hospital:
"Aunque se trataba de un barco pequeño para el salvaje Atlántico Norte, el Gil Eannes era una embarcación admirablemente sólida y estable. Tenía que serlo para estar en alta mar seis meses al año y para cruzar el Atlántico hacia el oeste en invierno, cargado de sal hasta arriba".
Cuenta que para ayudar a financiar los gastos del buque hospital, "siempre llevaba un cargamento de sal desde Portugal a Terranova al principio de su viaje de asistencia y regresaba con un cargamento de bacalao en salazón de Terranova".
Dice Villiers que fue construido a principios de 1914 como un vapor llamado "Lahneck", para la compañía alemana Hansa, y durante la primera guerra mundial fue capturado por los portugueses en las Azores. Y que debe su nombre a uno de los capitanes de Enrique el Navegante, que fue el primero en doblar el cabo Bojador en la costa occidental de África, cuando los pioneros portugueses buscaban la ruta hacia la India.
Villiers estuvo en el "Gil Eannes" en 1950, en la misma campaña de pesca que hizo a bordo del "Argus".
"Aún quedava -dice en el libro- algo del espíritu valiente del Gil Eannes en el viejo barco, que había sobrevivido a unos cuantos huracanes en los grandes bancos y tormentas en el Atlántico Norte".
En el libro sólo hay alguna foto en blanco y negro poco definida, de manera que tu reportaje fotográfico es perfecto para hacerse una idea exacta de como era y es en la actualidad el "Gil Eannes". Además me hace muy feliz saber que, al igual que sus compañeros de fatigas, el "Argus", el "Creoula" y el "Santa María Manuela", ha sobrevivido a aquellos tiempos duros y ahora vive una nueva vida.

Y gracias también a Haddock por recordarnos la que para mí es una de las mejores películas de barcos de la historia del cine: "Capitanes intrépidos". Quería citarla en mi blog porque creo que mi interés por la pesca del bacalao arranca de esa película que vi de jovencito y me fascinó. La regata final entre las goletas para llegar primero a puerto es, en mi opinión, una de las mejores secuencias de tema marítimo que se hayan filmado jamás. Y la muerte de Manuel es especialmente emotiva (Spencer Tracy, inmenso, como siempre).
Algun día tenemos que hablar entre todos de pelis de barcos y de mar.
Y hablando de pelis de barcos, si os pasáis por mi blog, veréis fragmentos de un documental que filmó Villiers a bordo del "Grace Harwar" por el Cabo de Hornos, realmente espectaculares.

Bueno, un placer, como siempre, navegar por estas aguas.

Saludos desde el Mediterráneo.

Joan Sol dijo...

RECTIFICACIÓN AL COMENTARIO ANTERIOR

Hola de nuevo.
Llevado por mi entusiasmo he metido el remo hasta el fondo. Una vez publicado mi comentario anterior y comparando las fotos de tu entrada sobre el "Gil Eannes" con las del libro de Villiers me he dado cuenta -¡horror!- de que no son el mismo barco. Cosa que he comprobado entrando en la web de la Fundación Gil Eannes (debí haberlo hecho antes). Villiers habla del viejo "Gil Eannes", que yo en mi precipitación he confundido con el nuevo barco construido en Viana do Castelo y del qual hablas en tu entrada.
Te pido disculpas y también a tus lectores.

Amiga Atlántica dijo...

La verdad es que no conozco esa película, Haddock, pero intentaré buscarla porque con tus comentarios y los de Joan Sol me han entrado unas ganas de verla...

Esos bacalhadeiros portugueses eran realmente hermosos, y es una suerte que algunos de ellos hayan sido conservados para que las nuevas generaciones podamos verlos no sólo en los libros.

¿Sabíais que la construcción del buque-escuela portugués Creoula en 1937 se hizo en un tiempo record? Sí, 67 días según relata el historial de los astilleros CUF de Lisboa.

Dedicado en un principio a la pesca del bacalao, llegó a efectuar 37 campañas hasta 1973. Luego en 1987 la marina portuguesa lo convirtió en buque-escuela.

Joan Sol, efectivamente hubo un Gil Eannes primero que es al que tú te referías en tu primer comentario, pero no quise hacer referencia a él porque era un barco que carecía de los medios adecuados para poder tratar las multiples dolencias de los marineros portugueses con algo de dignidad, además de que realizaba muchas más labores que la asistencia médica.

Fue por ello que se hizo construir el nuevo Gil Eannes para dignificar la vida de estas personas, dotado con todos tipo de medios al servicio de sus marineros, donde pudieron ser tratados como personas, por eso preferí hablar del buque nuevo.

Trebi dijo...

Amiga Atlántica, me viene el recuerdo ,leyendo esto de hoy, que en Baiona (Club Yates),está otra embarcación digna de recordar, seguro que Vd lo sabe, "El Alcrobio"/Yate de Onasis.
Quizá nos pueda contar algo y fotografiar la nave.
La última vez que la vi en los muelles, estaba bastante bien conservada.

Amiga Atlántica dijo...

Seguro que sí, amigo Trebi, tomo nota: ALCROBIO.

A mi su comentario también me ha recordado la reproducción de la carabela Pinta que tenemos en Baiona, de la cual tengo fotos, y con la que podría hacer una nueva entrada en estos días.

Gracias por la idea y un cordial saludo,

Mar

J.A. dijo...

Excelente blog. Parabéns!
Uma curiosidade da Biblioteca Nacional portuguesa:
http://purl.pt/1381/1

( João Aldeia - Sesimbra )

Amiga Atlántica dijo...

Estimado João, muito obrigada pela tua visita as nosas aguas atlánticas de Galiza, bem vindo.
Gustei muito do bloge Sesimbra, un nome muito lindo para um lugar igualmente bonito.
Moito Obrigada pela curiosa carta marinha.
Atenciosamente,
Mar

LUIS MIGUEL CORREIA dijo...

Que bonita a refer~encia ao GIL EANNES um navio que teve a sorte de ser resgatado das mãos do sucateiro que ia começar a demolir esta preciosidade. Um belo navio cheio de memórias e um interessante blogue. Muitos parabéns...

Amiga Atlántica dijo...

Muito obrigada Luís Miguel, eu tamem gustei muitísimo do blogue Creoula.
Saludos dende a Galiza.

Anónimo dijo...

Puedo publicar tus fotos del Gil Eanes , mencionando tu nombre saludos www.manueldominguez.es

Amiga Atlántica dijo...

Hola Manuel,
Bienvenido a bordo!!!
Por supuesto que puedes utilizar todas las fotos que quieras, y gracias por pedirme el consentimiento, pero las hago para vosotros, así que úsalas cuanto quieras.
Un cordial saludo,
Mar