miércoles, 14 de noviembre de 2007

Casa das Crechas

Trisquel de Casa das Crechas


Ayer estuve en Compostela… y no se imaginan lo nostálgica que me pongo cada vez que voy… Hice muchas fotos, de las que les mostraré algunas en una entrada dedicada exclusivamente a Santiago. Pero no me puedo resistir a hacer una primera entrada de un lugar especial para mí, un lugar donde está concentrada de alguna manera ese alma de Compostela, de la tradición gallega, del folk, de la magia celta… ese lugar se llama Casa das Crechas, visita obligada de la noche Compostelana.


Casa das Crechas planta de arriba


Casa das Crechas, planta de abajo

La Casa das Crechas es uno de esos pubs con solera que se encuentra en pleno casco histórico de Compostela, y digo con solera porque este año celebraron su 20 aniversario. Era mi preferido cuando estudiaba en Santiago, entre 1991 y 1996… ya llovió desde aquella… (especialmente allí). Es un sitio con dos plantas, la de arriba es más cafete, y la de abajo, las antiguas cuadras de la casa, es la zona más pub, en las que cada semana vienen a tocar en directo una gran cantidad de grupos de música tradicional gallegos, irlandeses, portugueses, cubanos… En realidad, Casa das Crechas es más un centro de actividades culturales de todo tipo; recitales, cuentacuentos, danza, proyecciones independientes y teatro. Son famosas las “jam sesions” en las que ocasionalmente se juntan artistas noveles con otros de reconocido prestigio para improvisar folk irlandés y gallego. En un plis plas se monta la de Dios allí abajo!!! Es divertido, el ambiente es genial, la música en directo muy buena.




El nombre de Casa das Crechas viene por lo visto de que las chicas que vivían antiguamente en ese edificio tenían el pelo rizado, y en gallego crechas significa eso, rizos.
Esta entrada se la quería dedicar especialmente a mi amiga Gabita, de Petra (Mallorca) que se que adora la música celta.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Fenomenal el blog, la ria inspira, no cabe duda. Trabajé en Cangas moitos anos, vivía y vivo en Vigo, cruzé la ria de tanta y tan magnífica belleza cientos y cientos de veces, al amanecer, a mediodía, al anochecer, con noche estrellada, con lluvia, con viento, con calor sofocante y con nieve en la cumbre del Jaján, un día tardaba 15 minutos otro 25 dependía del mar, del barco, siempre en cubierta oyendo zumbidos de moteres cansados que llenaban el silencio y contemplado a pasaixe que en el regreso a casa, con un Vigo al fondo cada vez más gris o más brillante, más cercano y más grande, me resultaba más atrayente, más amable. Recuerdo horizontes rojos campari sobre las Cies y cielos de verano azul ducados en donde en días de septiembre, pocos, se dibujaban fugaces silueteas de arroaces que parecian duendes.

Anónimo dijo...

Amiga mia! Gracias por tu dedicatoria! Y mira de lo que se entera uno, pensar que estuve por Santiago hace poquito y no tenía ni idea de este sitio! Es una lástima, pero prometo que cuando vuelva a ir pasaré por este sitio obligado como decís vos! Obviamente pretendo que vos me acompañés! jeje! Te dejo un biquiño! y gracias nuevamente!
Gabita

Haddock dijo...

Algunas ciudades, por su especial encanto, por las experiencias que hemos vivido y disfrutado en ellas, por lo que allí hemos aprendido y compartido, son muy especiales, son únicas.

Entre esas ciudades estará siempre Santiago de Compostela, aunque pudiera parecer que sólo existe en nuestros sueños más hermosos, esos que están destinados a hacerse realidad cada día con la persona amada; una ciudad que (en palabras, que transcribo en gallego y castellano, de un escritor santiagués, Suso de Toro):

"... nunca existiu, salvo nos soños da xente...
Porque Compostela non está no mundo, naceu do soño, da literatura e alí se sostén.
...
Un lugar que nos ensina que sempre existe o mañá, a esperanza.
Santiago...non vive neste mundo, vive fóra do tempo e apenas no espazo. Nun lugar chamado memoria".

"...Nunca ha existido, salvo en los sueños de la gente...
Porque Compostela no está en el mundo, nació del sueño, de la literatura y allí se sostiene.
...
Un lugar que nos enseña que siempre existe el mañana, la esperanza.
Santiago...vive fuera del tiempo y apenas en el espacio. En un lugar llamado memoria".

Amiga Atlántica dijo...

Qué alegría encontrarme con un/a paisano/a de nuestra ría!!!
Veo que tambien te has quedado, como yo, prendado del entorno en el que vivimos, es una suerte, y la necesidad de compartir esa maravilla fue la que me animó a crear este blog. La ría, sin ninguna duda, es lo mejor que tenemos, y ya que vives por aqui, aprovecho para comentar que es una pena lo que sucede con Vigo... por algún motivo los diferentes gobernantes que han pasado por nuestra ciudad se han empeñado siempre en lo mismo, cerrar Vigo al mar, ponernos barreras y muros que impidan ver el mar desde la ciudad. Estoy un poco dolida con este tema porque el pasado sábado, paseando por la zona vieja de nuestra ciudad, me quedé completamente desolada al ver que delante de uno de los escasísimos miradores de la ciudad desde los que se puede ver el mar, el del Mercado de la Piedra, nos habían construído un centro comercial, que dicho sea de paso, con el que los ciudadanos no estamos de acuerdo, que nos oculta completamente la vista que teníamos a la antigua estación marítima y muelle de transatlánticos!!! no hay derecho a eso!!! ya colgaré alguna foto para que vean el crimen que se ha hecho.
Al margen de esto, te digo que me encanta ver como canalizas esa belleza en forma de poesía, y me siento alagada de que utilices este espacio para ello.
Cangas, y toda la península del Morrazo en general (margen norte de la ría, para los que no la conozcan) tiene sitios maravillosos, con una riqueza paisajística impresionante; haces referencia al monte Jaján de Moaña, pero qué me dices de las vistas del Monte da Pena o desde la cumbre del monte Faro de Domaio que es el mirador más alto de toda la península del Morrazo y desde el que se pueden ver todas las Rías Baixas???
Precioso comentario, gracias paisan@!!! vuelve cuando quieras a fondear por aqui.

Amiga Atlántica dijo...

Querida Gabita, para conocer Santiago es preciso que te lo enseñe alguien que conozca ese espíritu de Compostela, que lo haya vivido y sepa enseñarte el alma de la cuidad.
Yo estaré encantadísima de mostrártelo cuando quieras.
Muchísimas gracias por la visita.
Moitos bicos!!!

Amiga Atlántica dijo...

Capitán, que razón tiene Suso de Toro... Santiago es una leyenda que hemos creado todos los que pasamos por allí, sin quererlo nos hemos convertido en el alma de Compostela; allí estamos todos, romanos, medievales, barrocos y renacentistas, campesinos, estudiantes, peregrinos, turistas, trabajadores... y es que como dice Suso "Santiago...vive fuera del tiempo"
Por sus rúas se encuchan mercaderes, trovadores, gaitas, zamfonas, violines, flautas, bouzoquis y mandolinas, panderos...
Los que alguna vez hemos vivido en Compostela y volvemos de vez en cuando nos damos cuenta de que eso es una realidad, Compostela es atemporal, volver allí es hacer un viaje en el tiempo, quizás por eso me invade la nostalgia cuando recorro las rúas de la zona vieja... me vuelvo a encontrar acogida después de tanto tiempo.

Amiga Atlántica dijo...

Pero si hay algo a lo que suena Compostela es a música de arpa, sus notas se pasean remolonas entre sus rúas acogiendo a turistas y peregrinos