viernes, 2 de noviembre de 2007

Samain


Aquí en Galicia la noche del 31 de octubre es Samain.
Ya saben que en estas tierras celtas hay una gran cantidad de elementos culturales afines con Irlandeses o Bretones, este es el caso del Samain, una de las principales celebraciones celtas, ya que en esta noche comenzaba el año nuevo para los celtas.

Estos pueblos pensaban que había una vida después de la muerte. Así, el mundo de los muertos sería como una especie de mundo subterráneo o inframundo paralelo al de los vivos. En la noche de Samain se abriría una puerta entre ambos mundos, el de los vivos y el de los muertos. Por miedo a que los habitantes del mundo de los muertos pudiesen molestar a los vivos, los celtas decoraban sus cosas con todo tipo de objetos grotescos para espantarlas, este es el caso de las calabazas, propias de esta época del año.
Como siempre el cristianismo adoptó la fiesta pagana en beneficio de sus intereses, es la noche que ahora llamamos de difuntos.
Este sería también el origen de Hallowen, exportado a Estados Unidos por irlandeses a finales del siglo XIX o principios del XX.

Ayer aún había una gran cantidad de casas con calabazas como éstas decorando sus muros y ventanas.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Amiga atlántica, gracias por esas maravillosas imágenes del océano y la luz que refleja. Me gusta lo que escribes,( no tenía ni idea del origen de hallowen) y esas fotografias para los que amamos la mar, y desgraciadamente no podemos disfrutarla a diario, son como un soplo de aire fresco. Qué afortunada eres...
Yo también "me considero" una amiga del Atlántico. Me atrae, le respeto y le quiero son poder explicar porqué. Sólo sé que llega un momento en que ya no puedo más y he de escapar a su lado...

Amiga Atlántica dijo...

Bueno compañera, me satisface encontrarme con otra amiga atlántica. A mí ese nombre me lo puso una aniga de Mallorca y como me gustó pues decidí hacerme llamar así.
Ya sabes donde escaparte cada vez que quieras a contemplar el mar.
Y ya sabes que nunca es tarde para aprender, yo aquí en Galicia aprendo muchas cosas que enj el resto de España apenas se conocen, ya las iré poniendo por ejemplo un magosto, sabes lo qué es? yo no lo conocí hasta que llegué a estas tierras.
Saludos desde la ría.

Ivis dijo...

Hola querida, veo que cada vez le vas cogiendo más el gustito a esto del blog. Me satisface.
Yo tampoco tenía ni idea de esto del origen de Halloween, investigadora tenías que ser.
Saludos desde Mallorca, un besito.

Amiga Atlántica dijo...

Graciñas por tu visita Ivis, pues sí, esto del blog me gusta, aunque a veces me falta tiempo, se hace lo que se puede.
Procuraré ir mejorando.
Biquiños

Anónimo dijo...

Hola Amiga! Soy la argentinita que anda perdida por el mediterráneo! He pasado por tu blog a visitarte y tengo que decirte que me has sorprendido mucho con tus palabras, tus hermosas fotos y con lo mucho que sabés de esa Galicia fantástica que adoro!! Mis felicitaciones por tan bella mirada y te ruego que continues haciendo esta labor de acercarnos esta tierra mágica a los que estamos lejos de ella!
Sigue siendo tan hermosa persona como siempre!
Mil besos para vos!
Gabita

Amiga Atlántica dijo...

Hola Gabita, qué sorpresa!!!
Qué gusto encontrarte por estas aguas atlánticas!!! me ha encantado saber que estuviste por aqui.
Ayer estuve en Compostela y te saqué una foto especialmente para ti, la podrás ver en breve en el blog.
Tú ya sabes la magia que tenemos por aqui, seguro que después de tu visita te llevaste un poquito de ella para Petra.
Besos para Mallorca desde Vigo!!!

Anónimo dijo...

holaaa soy baztan ¿me recibes?

Anónimo dijo...

siiii ya lo vi,todo es muy bonito, tus comentarios de "diez" parece ser q no perdiste mucho el tiempo sigo siendo Baztan muacccckkkkk

Amiga Atlántica dijo...

Hola Baztan, qué sorpresa!!!
Pues sí, no puedo perder lo que no tengo... con tres churumbeles en casa te puedes imaginar que tiempo no me sobra.
Sin embargo, en la mayoría de las escapadas que hemos hecho ellos nos han acompañado, aunque no aparezan aún en las fotos que publico.
Besos desde el Atlántico