domingo, 25 de noviembre de 2007

Nortada en la Ría

Aún me dura el sentimiento de cobardía que me secuestró ayer por la tarde…
Les cuento, ayer como cada sábado había regata aquí en la Ría. La cosa es que yo no estaba muy convencida de ir… pues desde mi casa pude ver al mar lleno de esos borreguitos blancos que forma el viento a partir de los 18 nudos, y pensé “esto va a ir a más porque está subiendo la marea”. Pero bueno, aún así, cogí mis cosas y me presenté con mi Capitán en el Liceo Marítimo de Bouzas, donde nuestro patrón Juan y el resto de la “Tripulación de Pancho Villa”, esto es Ñete y Manolo, nos estaban esperando en el barco, dispuesta a navegar.
La cosa es que en un momento de lucidez decidí que no iba, que me quedaba en tierra, pero las caras de la tripulación me decían que fuese con ellos, que no había peligro, que la cosa iba a mejorar, además, el viento allí parecía que, efectivamente, estaba amainando. Bien, cominos a bordo, y cuando se acercó la hora de la salida (15:00 horas), partimos hacia la Ría rumbo al campo de regatas. No se imaginan la nortada que soplaba!!!! Una rasca de 18 nudos, y eso que aún estábamos muy en el interior de la Ría, muy protegidos, así que no me quería imaginar lo que nos podíamos encontrar fuera… porque había que llegar a Baiona.
De repente una ola de pánico se apoderó de mí, recordé el temporal que nos cogió en la bocana de la Ría de Arousa durante una de las etapas de la regata “Rias Baixas” de este verano, vientos de 50 nudos y unas olas inmensas… recuerdo con horror la sensación de caída al vacío en el estómago cada vez que cogíamos una ola… ver la retirada de los barcos que pasaban a nuestro lado con las velas rasgadas, los mástiles rotos, vías de agua… como avisándonos de que nosotros seríamos los próximos… Mientras me agarraba con todas mis fuerzas al guardamancebos del barco para no caerme, un único pensamiento rondaba por mi cabeza; ¿cogía el móvil para despedirme de mis hijos y de mis padres? o ¿era mejor no decirles nada para que no sufrieran? Mientras me debatía interiormente con esta decisión porque estaba convencida de que de esa no salía, el patrón ordenó abandonar la regata y puso rumbo al puerto de abrigo más cercano, O Grove.
Recuerdo con pavor aquellos momentos, creo que nunca lo pasé tan mal en mi vida. Luego supimos que sólo el 10% de los barcos consiguió terminar la etapa, la mayoría de ellos eran grandes barcos preparados para regatas y con tripulaciones profesionales, de nuestra categoría sólo llegó uno… qué malos recuerdos guardo de ese día, no se lo imaginan… pero bueno ya es agua pasada.
Pues desde entonces, cada vez que veo que la cosa en el mar puede ponerse fea un sentimiento de terror se apodera de mí y soy incapaz de navegar. No lo puedo controlar todavía, es superior a mis fuerzas, me siento morir… y eso fue lo que me pasó ayer cuando me vi a 15 minutos de la salida, en mitad de la ría, con una rasca que cada vez iba a más… listos para salir, con la mayor ya izada y cerca de la línea de salida, le pedí al patrón que me dejara en tierra… y así lo hizo porque Juan es un bendito… y allí me quedé yo en Marina Davila viendo desde el pantalán como se alejaba el barco con el resto de la tripulación mientras me sentía cobarde por no haber ido con ellos.

Este es el aspecto del barco mientras se alejaba de Marina Davila, izando de nuevo la mayor.



Así que cámara en mano, de camino a casa me puse a tomar unas cuantas fotografías del puerto de Bouzas, de la Playa de Samil, de la Playa del Bao y de traineras en Canido, para alejar ese sentimiento de cobardía de mi cabeza. Aquí se las muestro.




Estas dos fotografías han sido tomadas desde el puerto de Bouzas, al fondo Vigo.



Playa de Samil

La Playa de Samil es probablemente la playa más conocida de Vigo. Un largo paseo con terrazas donde tomar algo y las expléndidas vistas a la Ría y a las Islas hacen de esta playa uno de los lugares preferidos por los vigueses para pasear y tomar el sol.


Playa de la Fontaiña con gamelas coruxeiras.

La Playa de la Fontaiña, seguida de la de Samil, es un pequeño arenal donde hay siempre un olor a brea carácterístico que emana de estas gamelas, que son embarcaciones tradicionales de las "Rías Baixas", siendo la coruxeira, de Coruxo, la más extendida por la ría de Vigo. Esta foto se la quería dedicar a un navegante del mediterráneo, Joan Sol.


Practicando Kaysurf en la Playa del Bao.


El Kaysurf es una modalidad de surf en la que eres impulsado por el viento usando una cometa.


Cometas en la Playa del Bao, al fondo la Isla de Toralla.


Un poco antes de llegar a la Isla de Toralla nos encontramos con la Playa del Bao, el mejor arenal de Vigo. Su arena es blanca y fina, y se ha covertido en un referente para todos aquellos que les gusta practicar algún deporte en la playa: windsurf, piragüismo, catamaranes, kaysurf, cometas. Vayan estas dos fotografías dedicadas a Ingelmo, que le da al tema del cometeo.



Traineras saliendo de la Playa de Canido.

Para los que no son del norte, o nos las conocen, les explico que una trainera (traiña en galego) es una embarcación a remo típica de la costa norte de España (Galicia, Asturias, Cantábria y País Vasco), que antiguamente se dedicaba a la pesca, pero que hoy en día se ha convertido en una embarcación deportiva. Aquí en Canido hay un club de remo en el que los chavales pueden practicar este deporte.
Bueno, continúo, cuando llegué a Baiona para recoger a al tripulación, me dijeron que finalmente se habían tenido que retirar, que se encontraron rachas de 30 nudos y que, efectivamente, hice bien en no ir, lo que sirvió para que se me aplacase un poco mi sentimiento de cobardía. Tomé estas fotos que espero les gusten de ese momento, y del anochecer.

Llegada a Baiona.


Anochecer en el puerto de Baiona.

Buenos Vientos desde Vigo para todos los que me visitan, graciñas!!!

17 comentarios:

ingelmo dijo...

Y todos los sábados son así de ajetreados por tu tierra? Qué maravilla!

Las traineras me trajeron a la memoria los 2 años que viví en Bilbao junto a su ría. En ella entrenaban a diario.

Las fotografías son preciosas. Gracias por la dedicatoria.

Buenos vientos! ;P

Ivis dijo...

¡Menudo susto! Menos mal que te quedaste. Yo siempre me mareo cuando hay oleaje, la última vez creía que me moría.
Has hecho bien. Un saludo, guapa.

Eifonso Lagares dijo...

Bonitas fotos. Me gusta la de l playa de Fontaiñas. Suelo ir a esa playa.

Bicos

Haddock dijo...

Amiga Atlántica, la regata "Rías Baixas" tradicionalmente ha sido muy "familiar", por la época en que se realiza (agosto), por los recorridos, por el tipo de barcos y las características de las tripulaciones.

Este verano una de sus etapas, Vilagarcía de Arousa-Baiona, coincidió con fuertes vientos y, quizá, lo más prudente hubiese sido suspender esa etapa o variar su recorrido.

Tienes mucha suerte de regatear en un barco con un patrón (Juan) encantador, atento, buena persona y siempre, siempre, prudente; con una tripulación "De Pancho Villa", peculiar y muy entrañable.

La Bretaña y Galicia, con tantas similitudes, se unen en su noble velero "Askel Gwen", un Mallard 9, que nos muestras en Baiona, desde donde nos regalas un hermoso anochecer claro de luna:

"Ya había un albor de luna
en el cielo azul".
Antonio Machado.

No creo que carezcas de ánimo para navegar; al contrario, actuando con prudencia, reflexión, precaución y respeto (no temor) al mar, verás como seguirás disfrutando de la navegación a vela por tu Ría y por todos los mares de tus sueños:

"Homme libre, toujours tu chériras la mer!
Charles Baudelaire

Amiga Atlántica dijo...

Pues sí Ingelmo, como sople un poquito de viento se monta un ambiente en la Playa del Bao... date cuenta que aqui en Vigo hay mucha afición a los deportes naúticos, y esta playa es ideal para practicarlos.
Me alegra que te hayan gustado las fotos.

Amiga Atlántica dijo...

Ay, Ivis, menos mal que me quedé porque si no no hubiera sido capaz de volver a navegar, creo que ahora se trata de perder el miedo, no coger más, así que sí, creo que hice bien en quedarme.
Buenísima la entrada de tu blog sobre ese curioso persomaje cubano y su Jardín de los Afectos, me ha gustado var tanto cachibache junto.
Bicos y gracias por tua ánimos.

Amiga Atlántica dijo...

Eifonso esa Playa es preciosa, pequeña pero con ese encanto que le dan las gamelas y el olor a brea... de hecho por aqui muchos la conocemos como la playa de las barcas, no?
La siguiente, debajo del Breadouro, también es bastante bonita,con sus dunas.
Saludos desde Canido

Amiga Atlántica dijo...

Capitán Haddock, si hay algo agradable que recuerdo de esa etapa de la regata Rias Baixas es precisamente la actitud de Juan, el patrón, que, como bien dices, es una persona muy prudente y encantadora.
La tempestad nos sorprendió a todos, nadie se la esperaba, y él hizo lo mejor para la tripulación, lo más prudente, abandonar la regata, en vista de que no la suspendían, y ponernos al abrigo en el Grove, de lo que le estoy plenamente agradecida.
Creo además que dominó el barco de la mejor manera que se podía hacer en esas condiciones, y que la entrada en el puerto del Grove, que quienes la conozcan saben que no es nada fácil, y menos en las condiciones adversas que teníamos ese día que no se podía ver apenas nada, fue expectacular y digna del mejor patrón.
Esa prudencia también la manifestó ayer; primero llevándome a tierra cuando empezó a sospechar que la cosa se podía poner peor, y segundo abandonando la regata cuando el viento llegó a rachas de 30 nudos.
Tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones, tanto de barco como de tripulación, no somos profesionales, lo hacemos por hobby, para divertirnos, pasar un buen rato, etc, no tiene sentido correr riesgos innecesarios,y nuestro patrón lo sabe, por eso navego tan segura con él.
Desde aqui le mando un beso enorme a Juan y al resto de mi entrañable tripulación de Pnacho Villa.

Trebi dijo...

Este Otoño, estoy perdiendo el disfrute de la Navegación por NUESTRA QUERIDA RIA.Culpa de...No haber Pesca (Lo mío no es Vela).
Tambien lo he pasado mal en alguna Ocasión por la Rasca del Mar....Pero que buenos momentos de Felicidad en la Ría A los anocheceres...con esas Puestas de Sol. Alguna vez si doy colgaDO AQUÍ ALGUNA FOTO CON su permiso lo intentaré.

Amiga Atlántica dijo...

Si trebi, la pesca es un recurso cada vez más escaso... una pena.
Con respecto al tema de las fotos, creo que en los comentarios no hay opción a colgar fotos, pero si lo desea me la puede mandar a canido38@yahoo.com que se la publicaré encantada

Joan Sol dijo...

Amiga Atlántica, muy bonita la foto de la playa de Fontaiña. Te agradezco mucho el detalle de dedicármela. Aquí, en Catalunya, apenas quedan barcas en las playas. En Premià de Mar, donde yo vivo, también había una playa de las barcas. Ahora ya no queda ni una. Las pocas que quedaban se las llevó la ampliación del puerto deportivo. Una imagen como la de esa playa llena de barcas es todo un lujo en los tiempos que corren. En cambio aquí, donde los puertos y el cemento han destrozado muchas playas, lo que es un lujo es tener una embarcación. Desde las asociaciones que se dedican a la conservación del patrimonio marítimo, se está luchando para conseguir espacios en los puertos de titularidad pública para las embarcaciones tradicionales y también en algunas playas. Espero que lo consigamos.

Cambiando de tema, creo que hiciste bien en desembarcar. Cogerle miedo al mar es lo peor que te puede pasar, porque entonces seguro que te costará mucho volver a disfrutar de él. Cuando navegas ya sabes que estás expuesto al mal tiempo y que algún día te puede sorprender. Debes estar preparado para ese momento y tener muy claro lo que hay que hacer para salir bien parado del trance. En esos casos, la confianza en el patrón es fundamental; y, por lo que dices, me parece que tu patrón es de toda confianza. Y eso da una enorme seguridad. Si te hubieses quedado, habrías pasado un mal rato y se lo habrías hecho pasar a los demás, porque el miedo se contagia. Ir a buscar el mal tiempo me parece una imprudencia y una temeridad, que no tiene ningún sentido a menos que uno se gane la vida con ello. Lo que tu llamas cobardía a mi me parece prudencia y buen juicio. Y con ambas cualidades creo que vas a seguir disfrutando muchos años del mar.
Cuídate!

Amiga Atlántica dijo...

Joan Sol, sabía que esa foto te iba a gustar y me alegra ver la confirmación :-), tengo mejores fotos de esa playa que hice un día, con colores más vivos en las barcas, pero tengo que buscarlas, ya las colgaré y verás qué bonitas!

La Semana Santa pasada mi Capitán y yo nos recorrimos toda las costa mediterránea comprendida entre Barcelona y Denia, buscando un velero que satisfaciese nuestras necesidades y que nos lo pudiéramos permitir. Nos quedamos sorprendidos de la cantidad de marinas deportivas que había... está claro que los extremos no son buenos, pero es que aqui en Vigo pasa lo contrario, no hay atraques, y nos los construyen, nosotros tenemos que tener nuestro barco fondeado, lo que es muy incómodo al no tener agua ni electricidad. Por un lado fomentan la práctica de la vela con todo tipo de publicidad, pero luego donde atracamos el barco? Hay que buscar un equilibrio, no?, y sobre todo no destruir el patrimonio DE TODOS.

Aqui en Vigo, en el puerto de Bouzas, que siempre fue una villa pesquera, la asociación de vecinos ha conseguido que les construyeran unos pantalanes especialmente dedicados a embarcaciones tradicionales. De vez en cuando las he visto atracadas, cuando me coincida sacaré fotos para mostrar las embarcaciones tradicionales de esta zona con más detalle.

Con respecto al tema del mar, finalmente he concluído que hice lo correcto, y es que yo adoro navegar... esa es la razón por la que no fui, porque sabía que lo pasaría tan mal que probablemente no quisiera volver, y eso nunca quiero que ocurra.

El patrón es de total confianza, iría con Juan donde fuera, siempre me ha demostrado que con él voy segura, es muy prudente y eso en el mar es muy importante, los que navegamos lo sabemos.

Gracias de nuevo por tus amables comentarios Joan.

Buenos Vientos!!!

Anónimo dijo...

Quién no se adentra en el mar nada sabe del azul profundo del agua ni del hervor de las aguas que bullen.

Nada sabe de las noches tranquilas cuando un navio avanza dejando una estela de silencio.

Nada sabe de la traquilidad de quedarse sin amarras apollado solo en Dios y más firme que el mismo océano.
Neptuno

Anónimo dijo...

fé de erratas
donde dice: apollado
debe decir: apoyado

Amiga Atlántica dijo...

Y sigue así:

"Desventurado aquel que se queda en la orilla
y pone toda su esperanza en tierra firme
la de los hombres razonables,
calculadores, seguros de sí mismos,
que imaginan ser ricos y están desnudos,
que creen construir para siempre
y sólo amontonan ruinas
que siempre les acusarán."

Neptuno, Dios de los mares!!!
Un honor que hayas honrado con tu presencia estas humildes aguas.

Bienvenido seas siempre que lo desees.

juan dijo...

AMIGA ATLANTICA no se lo que hice soy JUAN ni buen navegante ni cosa parecida los buenos somos , tu patron MODESTO , ÑETE , PIPO ,MANOLO ( !menudas tortillas hace el ..... !) como tu amantes del MAR ,la naturaleza y de todo lo que nos haga disfrutar juntos.
Non perdas as mañas ( no pierdas la costumbre de hacer cosas bonitas )y que lo compartamos todos , !nos vemos el sabado!.

Amiga Atlántica dijo...

Hola Juan, qué sorpresa Patrón!!!

Pues sí, digas lo que digas, para mí eres el mejor patrón, prudente, con mucha experiencia y que sabe lo que hay que hacer en cada momento. A parte de todo eso, muy buena persona, así que qué más voy a pedir?

Y nuestra tripulación insuperable, porque ¿en qué barco se lo montan mejor que ene el nuestro? ¿quienes se comen las mejores milanesas y tortillas de la Ría? y qué decir del jamoncito y el Rioja...

Muchísimos besos Juan, y gracias por navegar con esta marinera tan petarda.