viernes, 17 de abril de 2009

Collioure

Collioure, o Cotlliure en catalán, es una pequeña ciudad situada en la costa catalana francesa… Sí, ya se que para los que no somos catalanes esto suena un poco raro, pero es que en Francia hay una región llamada Rosellón que es uno de los denominados Países Catalanes, donde se incluyen aquellos territorios donde se habla el catalán.
Aunque toda la villa podría ser considerada como un monumento, destaca el impresionante puerto pesquero medieval en perfecto estado de conservación con el que se encuentra el visitante a su llegada.

A la derecha Le Château Royal


A la izquierda la torre de piedra de Notre Dame des Anges, con su reloj en lo alto que parece haber parado el tiempo en aquel lugar…




Quizás el motivo por el cual la mayor parte de nosotros podemos conocer Collioure es porque en su cementerio se encuentra la tumba de Antonio Machado, donde todo da paso al recogimiento… a los recuerdos… a la reflexión… e inevitablemente a la emoción... de ahí la ausencia de foto con que ilustrársela. En su lugar he elegido esta...
"Estos días azules y este sol de la infancia"

El poeta sevillano huyó de España en febrero de 1939 tras la caída de Barcelona y se exilió en Collioure donde, enfermo, murió a los pocos días de pena… Tres días después le acompañaba su madre…


Del centro de Collioure destacan sus estrechas calles flanqueadas de fachadas de colores semejan la paleta de un pintor repleta de pasteles sienas, ocres, verdes agua…
Este conjunto de mar, luz y color inspiraron a Matisse y Derain quienes se establecieron allí a principios del siglo XX, plasmando en algunas de sus obras esta belleza de Collioure.





16 comentarios:

estebariz dijo...

Tiene pinta de ser muy muy bonito, sobre todo esos callejones llenos de colores y plantas. También la zona del puerto muy bonita...
un destino más para apuntar a mi lista ;)

Amiga Atlántica dijo...

Sin duda alguna, Estebariz.
Si vas por la Costa Brava no dejes de pasar por Collioure, es todo un regalo para la vista y el alma...

El tejon dijo...

Podría decir muchas cosas de tus ultimas entradas Mar, pero solo se me ocurre darte las gracias por las maravillas que nos muestras y que tan bien has captado con tu camara.
Un abrazo.

Nautijorge dijo...

Da gusto que aún se conserven pueblos así, tranquilo, bonito y armonioso.
A sitios como este habría que llevar a tantos concejales de urbanismo, a ver si aprenden algo... (ya sé que es mucho pedir... a lo de aprender me refiero ;-)
Gracias por esta mirada a otros puertos.
Patóns marítims.

Haddock dijo...

¡Oh tarde luminosa!
El aire está encantado"
(LXXVI)

Traes delicada y emocionadamente a estas siempre acogedora aguas toda la armonía, el colorido y el delicioso encanto de un pueblo muy especial para muchas personas; evocar su nombre siempre me ha emocionado, y ahora que lo conozco mucho más.

Gracias por acompañarme, por estar a mi lado junto a la tumba de Antonio Machado; sólo tu, mi amada Mar, sabes lo mucho que significa para mi.

"No, mi corazón no duerme.
Está despierto, despierto.
Ni duerme ni sueña, mira,
los claros ojos abiertos,
señas lejanas y escucha
a orillas del gran silencio"
(LX)

Llegó el poeta a Collioure, acompañando a más de 100.000 personas al exilio; y llegó con un inmenso equipaje de dignidad, de lealtad, de honor y de amor, que contrastaba con su parquedad material:

"Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar"
(XCVII)

Días antes de su muerte le decía a su hermano José (muerto también en el exilio, en Santiago de Chile):

"Vamos a ver el mar"

Y a ver el mar fueron los hermanos, a esa playa de Collioure que tu fotografías acompañada del verso alejandrino que José encontró días después en el viejo gabán de su hermano:

"Estos días azules y este sol de la infancia"

Trebi dijo...

Bueno..., pues casi viajamos contigo con el reportaje.
De nuevo enhorabuena por el trabajo que pasas para que disfrutemos!
Sí que estáis invitados cuando estemos por La Ría a Una madrugada de Pesca.
Saludos

Amiga Atlántica dijo...

Gracias Tejón,
Siéntete siempre libre de escribir lo que quieras en este blog, aunque a veces los silencios hablan por si solos...
Besucos para todos desde Galicia, especialmente a la Noe

Amiga Atlántica dijo...

Qué hay Jorge?
Menuda aventura la del Elephant bleu!!! ya he visto que tú también has aprovechado muy bien tus vacaciones ;-)
Lo del urbanismo, efectivamente, habría que llevar a Cadaqués a todos esos incopentente de los ayuntamientos que sólo les importa llenrase de manera rápida los bolsillos, importándoles un pito su ciudad. Pero mejor no sigo que este tema que calienta la sangre y ...
Encantada de tenerte otra vez navegando por aquí.
Bicos desde las Rías Baixas

joao madail veiga dijo...

Com que então passeamos pela Catalunha!!!!!!!
Nós por cá fizemos nesta Pascoa Gibraltar, Casablanca, Agadir, Lanzarote e Funchal.
Sempre no Atlantico.
E ninguém enjoou !!!!!!!!!!!

Amiga Atlántica dijo...

Olá Comandante Veiga!!!!
Qué tal los cruceros a bordo de grandes barcos, son recomendables o no? yo siempre tengo mis dudas a ese respecto.
Por cierto, lo de levar fato para xantar a bordo del Veronique, se hace también extensible a las chicas?
Bjs

Amiga Atlántica dijo...

Graciñas Trebi, pues tendré que ir pensando en poner a punto los aparejos para las lubinas de 5 kg, no?
Apertas

Amiga Atlántica dijo...

Haddock,
Precioso equipaje el que se llevó Machado a Collioure...
Me alegra que mi post haya conseguido emocionarte, está escrito desde el corazón, como casi todo lo que hago.
Un enorme beso azul marino

Joan Sol dijo...

Haddock, Mar,

Efectivamente, fue muy emocionante la visita a la tumba de Machado. Yo intenté aguantar el tipo, pero apenas pude contenerme al leer los versos que figuran como epitafio y que habéis reproducido aquí. Me sorprendió la cantidad de mensajes que hay sobre la lápida, escritos sobre piedras de pizarra, y que supongo habrán dejado los escolares que visitan la tumba. La mayoría son versos del poeta; y entre ellos me gustó encontrar uno que casi había olvidado:

"Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón".

¡Cuantas tardes escolares de monotonía de lluvia en los cristales! ¿Verdad, capitán?

Una abrazo a los dos.

Haddock dijo...

Efectivamente Joan, leer algunos de los numerosos escritos que tantas personas depositan sobre la tumba de Machado incrementó (también) mi profunda emoción.

Algunos de los poemas de Machado me han acompañado y reconfortado siempre; entre ellos el que tu has recordado ese día en el cementerio de Collioure y que ahora haces navegar por estas acogedoras aguas.

Para no hacer más prolijo mi anterior comentario a nuestra Amiga Atlántica y no aburrir a la marinería, omití la referencia a algunos aspectos de la última y desoladora noche pasada por Machado en España (del 26 al 27 de enero de 1939, en la Masía del doctor Faixat, Mas Faixat, en tierras de Girona):

"En aquella noche de horrible pesadilla parecía el poeta una verdadera alma en pena entre aquella desasosegada multitud"
(José Machado; Últimas soledades del poeta Antonio Machado).

En Mas Faixat coincidió y conversó Machado con numerosas personas camino del doloroso exilio, de donde muchas jamás regresaron; entre ellas estaban el naturalista y biólogo marino Enrique Rioja Lo-Bianco, el filólogo y lingüista Tomás Navarro Tomás, el escritor Corpus Barga, y el humanista Carles Riba i Bracons que esa noche escribió para Machado (según cuenta Ian Gibson en su hermosa biografía del poeta):

"Tristes banderes
del crepuscle! Contra elles
sóc porpra viva.
Seré un cor dins la fosca;
porpra de nou amb l´alba"

Amiga Atlántica dijo...

Qué triste Haddock...
Regresemos a la primavera y a la vida que despierta en estos días azules

Haddock dijo...

Si, Mar, es muy triste y doloroso, pero siempre aprendemos y continuamente tratamos de hacer realidad nuestros sueños más hermosos, disfrutando de la vida con ilusión y esperanza; esperanza que, aún en los momentos oscuros en que Carles Riba i Bracons escribió los versos antes citados, anida en su dedicatoria a Antonio Machado:

"Con admiración y afecto, en la común esperanza que aún nos alienta. A Don Antonio Machado, de su fiel amigo Carles Riba"