sábado, 2 de febrero de 2008

Queen Mary 2 en la Ría

Bueno, pues siguiendo la sugerencia de Nuestro amigo Trebi, aqui les muestro algunas fotos que pude tomar desde casa el pasado verano (12 de septiembre) cuando nos visitó el QM2.
Espero poder sacar mejores fotos de este barco la próxima vez que haga escala en Vigo para mostrárselas en el blog. Hasta entonces nos tenemos que conformar con estas...




14 comentarios:

Homesdepedra dijo...

A bordo de esos enormes y lujosos trasatlánticos no es la mejor manera, a mi entender, para disfrutar de la mar. Pero si la mas lujosa.


PD. Tengo aquí, a mi lado el libro que Haddock te esta leyendo, Los Pilares de la Tierra de Ken Follett, y mirar para sus 1359 paginas me asusta un poco antes de comenzar a leerlo.
Os deseo a Haddock y a ti una amena lectura y para mi un poco de valor para comenzarla algún día.
Apertas mariñeiras

Amiga Atlántica dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, homesdepedra,igual que jugar al golf no es la mejor manera de disfrutar del campo...

Por el libro no te agobies, todo es ponerse, luego te encuentras tan metido en la historia que no quieres que se termine. Esa misma sensación la tuve cuando me leyó La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones, luego echaba de menos las historias de Arnau el bastaix.

Lo que más me sorprende de Los Pilares de la Tierra es que, aunque está ambientada en la edad media, las relaciones entre las personas son iguales que ahora, las mismas satisfacciones, las mismas necesidades, los mismos problemas...

Apertiñas marinas para ti tamen

JOSE ANTONIO dijo...

Tiene que haber gustos para todos, y a mucha gente le encanta el lujo y las comodidades. No se si cuando sea más mayor me apetecerá hacer un crucero, de momento prefiero otra forma de viajar.
Respecto a los libros, estoy de acuerdo contigo amiga atlántica, tanto Los Pilares como La Catedral del Mar, te enganchan y necesitas de su lectura y te da pena que se acabe.
Animo, homesdepedra, cuando lo empieces no lo podrás dejar.
Un saludo cordial.

Amiga Atlántica dijo...

Bueno José Antonio, la tuya es una opinión muy respetable. Para mí uno de esos cruceros eso se parece más a la estancia en un hotel de lujo que a otra cosa, para mí disfrutar del mar es navegar, bucear, pescar...

No le veo sentido a vivir una semana como un rico en un gran buque visitando ciudades en 8 horas.

Definitivamente el lujo no va conmigo, quizás porque vivo rodeada de ricos, de derroche, de chulería y de tontería. Se que un poco más lejos de aquí hay demasiadas necesidades como para derrochar el dinero, cuesta mucho ganar el dinero como para gastarlo así a lo tonto... por lo menos a mí.

Escribiendo esto me estoy acordando de mi amiga Ivis...

Un abrazo a los dos

Haddock dijo...

Muchos de los trasatlánticos modernos me recuerdan a grandes edificios que hubiesen decidido acostarse y soñar con la mar.

Casi todos carecen de la elegancia de formas y líneas, de la proporción, la armonía y el encanto de los antiguos buques de pasaje.

Pese a todo, varios barcos de la Cunard aún conservan, junto con los colores azul marino y blanco de sus cascos, cierto aroma de trasatlánticos de tiempos idos (en los que se viajaba por necesidad y no por placer) y el Queen Mary 2 que nos muestras rumbo al sur en la ría de Vigo tiene algo de majestuoso, con una popa y una chimenea elegantes.

Laurus nobilis dijo...

Não digo que uma voltinha num destes enormes navios, não é agradável... Mas quanto a disfrutar o mar... não me parece!Nada como uma embarcação à vela para "sentir" o mar!

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Siempre es lindo pasar por AQUI.
Esos azules me matan.
Un abrazo, g.a.

Amiga Atlántica dijo...

Bueno Laurus, yo también me quedo con la vela.
Obrigadinha por la visita

Amiga Atlántica dijo...

Gracias g.a., lo que es un gusto es teneros por aquí, porque aunque el Atlántico no es tan cálido como el Caribe, el azul es genial, verdad?

Ivis dijo...

Hola amiga!!! Justamente estaba trabajando en el blog cuando ví tu comentario. ¿Sabes que Galicia será el invitado de honor de la feria del libro de la Habana?
Allá estaré y ya te contaré.

Amiga Atlántica dijo...

Gracias Ivis, no lo sabía.
Esperamos tus noticias.
Bicos

Amiga Atlántica dijo...

Sí Haddock, los de la Cunard quizás sean los que más se resisten a incorporar esa nueva estética de edificio de apartamentos que tan de moda se ha puesto en los últimos años en la construcción de cruceros.
Me imagino que como en todo, el tiempo volverá a poner las cosas en su sitio y se volveran a los viejos valores y a construir barcos de verdad y no edificios flotantes.

Anónimo dijo...

Los crímenes del número primo, tiene 480 páginas, es decir, más de un cincuenta por ciento menos que los pilares de la tierra, no es tan conocido en el mundo "mundial", pero es muy entretenido y digno de leer, el final puede que algo "flojillo", pero merece la pena sumergirse en su lectura.
PD:una devoradora de libros,cuando el tiempo se lo permite, eso suele ser fuera del curso escolar. Un abrazo

Amiga Atlántica dijo...

Muchísimas gracias por el consejo literario, anónimo.
Curiosamente Los crímenes del número primo es el libro que tenía pensado que me leyera Haddock cuando terminásemos Un Mundo sin Fín, que no se cúando será... de todas manera no creo que sea un buen criterio escojer una lectura en función de lo conocido del título o el número de páginas en el que está escrito, no? yo creo que eso no tiene nada que ver con la calidad del contenido.
Ya te contaré cuendo me lo lea.
Un cordial saludo