lunes, 11 de febrero de 2008

Cormoranes

Cada vez que salimos del puerto de Bouzas, villa marinera de Vigo, me encuentro un grupo de cormoranes sobre este farito de entrada al puerto. Llevaba ya tiempo con ganas de fotografiarlos y enseñárselos, y ayer por la mañana cuando íbamos para la regata, ya les contaré en otro post, les hice estas fotos.




Esta última foto la hice el pasado viernes en Burela, allí también había cormoranes tomando el sol.

16 comentarios:

José dijo...

Amiga Atlántica,
Enhorabuena por tu maravilloso blog, muy entretenido y bien estructurado, un ragalo para los que no podemos vivir sin el mar.
Preciosas las fotos de los cormoranes.
Saludos

Haddock dijo...

Es tan intensa la unión de los cormoranes con el mar, tan poderosa la llamada de las aguas y tan dolorosa su ausencia, que les cuesta mucho elevarse y volar; al hacerlo van tejiendo, como nos muestras en una de tus fotografías, estelas realizadas con sutiles pinceladas de espuma.

Amiga Atlántica dijo...

Hola José, bienvenido a las aguas de la Ría de Vigo.
Encantadísima de tener por aquí a todo un marino como tú, que tanto puede aportarnos con ese conocimiento y experiencia que se adquiere a fuerza de navegar en todos los mares y bajo todas las condiciones.
Un cordialísimo saludo desde Vigo,
Mar

Amiga Atlántica dijo...

Mi querido Capitán, conviertes en poesía todo lo que tocas.
Gracias Haddock

Trebi dijo...

El Sabado, en Paseo por las Cíes tambien lo disfrute.Nustro Paraíso, pero desgraciadamente se cobra sus vidas. El marinero Jubilado desaparecido (A la Pesca de la Lubina) en la costa de la Vela..................D.E.P con la condolencia a todos los marineros de nustros Mares.
Trebi

Aguaya Berlin dijo...

Mar, qué fotos más bonitas!
No conocía esas aves......... se nota que son las reales duen~as del faro!

J.A.Aldeia dijo...

São phalacrocorax aristotelis? Em Sesimbra também existem muitos, que aqui se designam "corvos marinhos". Belas photos.

Amiga Atlántica dijo...

Hola Amigo Trebi, la verdad es que lo de este pescador ha sido una pena... era de Corujo y su gamela la tenía normalmente en el puerto de Canido.
Yo le tengo un respeto particular a la Costa de la Vela, las veces que he pasado por allí me he encontado muchísimo oleaje, eso hace que me cueste tanto salir de la Ría, especialmente si llevamos los niños a bordo.
A ver si un día coincidimos navegando.
Un cordial saludo,
Mar

Amiga Atlántica dijo...

Querida Aguaya, no conozco a nadie que se quede indiferente ante los cormoranes, imponen, son magestuosos, grandes y negros, cuando bucean aguantan muchísimo debajo del agua, son impresionantes!!!

Amiga Atlántica dijo...

Efectivamente J.A. son corvos mariños, Phalacrocorax aristotelis (y subespecie aristotelis).
El nombre común en español es cormorán moñudo y la mayor colonia conocida se encuentra en las Islas Cíes con 2.500 parejas (El 25 % de la población mundial de la especie).
Un saludo atlántico

Haddock dijo...

En las costas de Chile, Perú y Ecuador habita una especie de cormorán, el Cormorán Guanay (Phalacrocorax bougainvillii) también conocido como Pato lilo, Pato de mar o Cholo; su guano es un excelente abono.

A estos cormoranes dedicó dos poemas Pablo Neruda: Phalacrocorax (en su libro Canto general) y Cormorán. Phalacrocorax Bounganvillii (en su libro Arte de pájaros); apareciendo los cormoranes también en otros de sus poemas no dedicados a esas aves.

XXII
Phalacrocorax

Aves estercolarias de las islas,
multiplicada voluntad del vuelo,
celeste magnitud, innumerable
emigración del viento de la vida,
cuando vuestros cometas se deslizan
enarenando el cielo sigiloso
del callado Perú, vuela el eclipse.
Oh lento amor, salvaje primavera
que desarraiga su colmada copa
y navega la nave de la especie
con un fluvial temblor de agua sagrada
desplazando su cielo caudaloso
hacia las islas rojas del estiércol.

Yo quiero sumergirme en vuestras alas,
ir hacia el Sur durmiendo, sostenido
por toda la espesura temblorosa.
Ir en el río oscuro de las flechas
con una voz perdida, dividirme
en la palpitación inseparable.
Después, lluvia del vuelo, las calcáreas
islas abren su frío paraíso
donde cae la luna del plumaje,
la tormenta enlutada de las plumas.
(...).


Cormorán

Crucificado en la roca,
inmóvil cruz de pelo negro,
se quedó allí terco y torcido.
El sol cayó como un caballo
sobre las piedras de la costa:
sus herraduras desataron
un millón de chispas furiosas,
un millón de gotas de mar
y el crucificado volante
no parpadeó sobre la cruz:
la ola se hinchaba y daba a luz:
temblaba la piedra en el parto:
susurraba suave la espuma
(...)
pero de pronto huyó en el cielo,
voló como una flecha negra
y subió cíclico volando
con su traje de nieve negra,
con pausa de estrella o de nave.
Y sobre el desorden del mar
-dentelladas de mar y frío-
voló voló voló voló
su ecuación pura en el espacio

Amiga Atlántica dijo...

No es extraño que un enamorado del mar como Neruda dedicara alguna de sus obras a cormoranes, reyes de la costa.
Pues con las palabras aves y poesía a mí la que me viene a la mente es esta de Bécquer:

RIMA LIII

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
¡esas... no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
¡esas... no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
¡así... no te querrán!

Joan Sol dijo...

Me gustan los cormoranes. He pasado algunos ratos muy entretenidos observando como pescan e incluso he cronometrado cuanto tiempo aguantan bajo el agua. Vi en un documental que en algunos pueblos de pescadores de Asia, creo recordar, los utilizan para pescar. Les atan un cabito y los sueltan; el animal bucea y regresa a la barca del pescador -o tiran de él- con un pez en el buche. Dicho así puede parecer cruel, pero los animales no intentaban escapar y cumplían con su trabajo con toda diligencia. A cambio de un pescadito de vez en cuando, supongo. Tal vez disfrutan persiguiendo peces bajo el agua y lo hacen de buen grado.

No conozco la opinión de los pescadores que, tradicionalmente, no solían tener demasiadas simpatías hacia aquellos animales que les "robaban" el pescado: focas, orcas, delfines... Pero me da la sensación que los cormoranes gozan de más simpatías que las gaviotas. Hay gente que considera las gaviotas como las ratas del mar, porque se han vuelto carroñeras, se alimentan en los vertederos de tierra adentro y lo dejan todo hecho un asco con sus deposiciones. En Barcelona anidan en los tejados de las casas y, a veces, en época de cría, se han mostrado agresivas con las personas. Supongo que són animales con una gran capacidad de adaptación, que se buscan la vida como pueden.

En los puertos turísticos de la costa de Cornualles, donde las gaviotas andan entre la gente como si fuesen palomas, hay carteles pidiendo que no se les de de comer. Primero porque se acostumbran a alimenarse así y luego porque pueden abalanzarse sobre cualquier plato de fish and ships que se les ponga a tiro. Y, si el que lleva la comida en la mano es un niño, además del susto, puede ser peligroso.

A los cormoranes, en cambio, parece que no les tienta la comida basura. Me caen bien por eso y... bueno, porque mi barco se llama "Corb Marí" (cormorán, en catalán). El nombre no lo elegí yo. Se lo puso su segundo propietario en 1961. Antes se llamaba "Antoñita". Y yo, fiel a la tradición que dice que cambiarle el nombre a un barco trae mala suerte, se lo he mantenido. Además, el barco tiene una historia y un palmarés deportivo que van ligados a ese nombre, y todo ello forma parte de su identidad.

Saludos del "Corb Marí".

Amiga Atlántica dijo...

En Galicia a los cormoranes también se le llama corvos mariños, Joan Sol, pero a mí me gusta más el nombre de cormorán, es más imponente y menos negativo, verdad?
Lo del tema de las gaviotas... aquí pasa lo mismo que en Barcelona, las consideran como ratas, pero a mí me encantan, son las aves marinas por excelencia, me gusta verlas en la playa todas juntas sobre la arena tomando el sol, sobre los barcos de pesca, volando en el cielo...
Nosotros tampoco le cambiamos el nombre al barco, aunque cuando andábamos mirando veleros para comprar siempre dije que le llamaría como una estrella, se llama Alefriz, y nos gustó mucho por su significado marinero por lo que lo dejamos así. Ahora está en seco esperando unos retoquillos antes de volver al mar.
Saludos Alánticos

piesazules dijo...

Hola Atlantida,
A mi el nombre que mas me gusta para los cormoranes es Galo do Mar, lo usan especialmente en la isla de Ons y en algunas zonas de la Isla de Arousa. Cuando estan en cortejo los cormoranes tienen una gran cresta y los machos se tumban para hacer su cortejo. Verlo con el mar rompiendo contra el acantilado es todo un espectáculo

Amiga Atlántica dijo...

Hola Piesazules, bienvenido al blog!!! gracias por quedarte fondeado un ratito por aquí y compartir con nosotros ese bonito comentario sobre los cormoranes en Ons. Me imagino que el espectácolo del cortejo en el mar rompiente debe ser impresionante. Ojalá lo pueda ver algún día.
Un cordial saludo desde Vigo, y ya sabes, vuelve cuando quieras.