martes, 15 de enero de 2008

El tercero en menos de una semana

Mercantes al abrigo de las Cíes


Es el tercer temporal que sufrimos en menos de una semana, con la diferencia de que el de hoy lo sufrimos fundamentalmente de día y los dos anteriores de noche, y quizás por ello hemos sido más conscientes.

Mientras las papeleras de las calles estaban abarrotadas de paraguas rotos hemos conocido la triste noticia del naufragio del "CORDERO", un buque arrastrero con base en Riveira, y la pérdida de cinco de sus mariñeiros...

Esta triste noticia la recoge mucho mejor el blog Homes de Pedra en Barcos de Pau, al que le mando mi más emotivo abrazo atlántico, así como a los familiares y compañeros de los desaparecidos.

Los que saben dicen de las presiones de los armadores para que los barcos salgan a faenar, y de la pasividad de la administraciones.... pero hoy no es día de buscar culpables, sino de arropar a las familias y compañeros.

Yo me asusté cuando pasé por el Puente de Rande al mediodía y vi lo embravecido que estaba el mar, mientras escuchaba en la radio que Meteogalicia decía que se habían registrado rachas de viento de hasta 130 km/h y olas de más de 10 metros... y pensé "cómo ese barco salió a navegar?"...

Y les hago la misma reflexión que a homesdepedra, ahora que está tan de moda esto de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales... salir a trabajar con el mar en ese estado no se considera un "riesgo laboral"?

Hay 7 mercantes fondeados delante de las Islas Cíes a la espera de que mejoren las condiciones meteorológicas, llevan ahí desde el pasado jueves, y creo que hacen lo más sensato: esperar. Es curioso, pero cuando los veo ahí ya se que hace mal tiempo fuera y que en breve llegará la borrasca a Galicia, son mi particular aviso de fenómenos adversos, ya que en condiciones normales no se les permitirían el fondeo en el Parque Nacional.

Me gusta verlos ahí, especialmente de noche... me hacen tanta compañía mientras los veo por el rabillo del ojo cuando les escribo, junto a los destellos de los faros de las Islas Cíes...

6 comentarios:

Haddock dijo...

El naufragio del arrastrero "Cordero", con base en el puerto de Santa Uxía de Ribeira, me inunda de dolor e indignación.

En estas horas tristes para todos los hombres de la Mar, sus familias y amigos, copio dos poemas de Manuel Antonio (Rianxo, 12.07.1900 - Rianxo, 28.01.1930) marino y poeta:

...AO AFOGADO

Xa che levaran os ollos
relingadores de lonxanías
e pescadores de profondidades

Xa che levaran a voz
asolagada n-a furna xiróvaga
por onde escoan as tempestades

Xa che levaran os azos
enmallados n-a rede sonora
d´os cordaxes ereutos

O vento aínda escovaba
c´as poutas d´escuma
n-a xerfa
mais cadaleitos

Ibas xuntando soedades
Por un burato d´o Mar
chopaches un día a buscar-te

A noiva goleta
enloitada de branco
que cose roitas esquencidas
acena n-o vento as suas velas
como ese pano d´as despedidas.



Xuizo final

SON as seis d´o serán
n-o reloxe tardío d´o Outono
O torgo d´a bugina
-tomou d´as nubes esa opacidade
e o centro d´as cousas
asumeu-se ao redor-
vai chamando á presenza
-escolma de saudades
remorsos pesadelos-
os cadavres sin rumbo
d´os mariñeiros afogados
E alá n-o Mar sin fin
eu estou axionllado tamén.

JOSE ANTONIO dijo...

Siempre es triste la pérdida de vidas humanas.
Ahora toca dar apoyo a los familiares y amigos de los fallecidos.
Y en momento propicio,preguntarnos TODOS,(trabajadores, empresarios, administración,...) nuestro grado de responsabilidad por todos los accidentes laborales que sufrimos.

Un abrazo.

Trebi dijo...

Nuestra condolencia a los hombres que dan su vida en el extraordinario trabajo del Mar.
El DEBATE esta aquí ahora :Se debe prohibir la SALIDA , con ALERTAS?
Trebi

Amiga Atlántica dijo...

Parece que hoy tú, Haddock, y homesdepedra tuvísteis sentimientos muy parecidos respecto al naufragio... los dos sois hombres de mar, debe ser eso, que os acordásteis del mismo poema.

Amiga Atlántica dijo...

Sí José Antonio, ahora quizás aún no es el momento, pero llegará la hora de buscar responsabilidades y poner los medios para que estos sucesos no se vuelvan a repetir.
Saludos atlánticos

Amiga Atlántica dijo...

Trebi, creo que lo más sensato, por lo menos lo más prudente, sería precisamente eso: prohibir la salida al mar de los barcos los días de aviso de fuerte temporal, así se evitarían riesgos innecesarios.
Merecía la pena arriesgar tanto por unos kilos de jureles?