miércoles, 12 de marzo de 2008

Mondoñedo

El pasado viernes trabajé en Burela, y aunque me queda a 300 km de Vigo, adoro ir allí. La gente es encantadora, tan amable y cariñosa que me siento muy bien acogida cada vez que voy a hacerles una visita.

La verdad es que casi me lo tomo como un día de excursión. Voy con Haddock y así al terminar de trabajar nos vayamos al restaurante A Lonxa a tomarnos una buena ración de pulpo con almejas, un fresquísimo San Martiño a la plancha (pez de San Pedro) y una crema de limón fresquita y ligera de postre. Les recomiendo este sitio para comer pescado por dos razones, la primera es que el pescado es fresquísimo ya que viene directamente de la lonja que está justo debajo, y la segunda es que la relación calidad-precio es más que buena.

Después de comer nos gusta aprovechar para ir a ver cosas interesantes por la zona, y el pasado viernes nos fuimos a pasar la tarde a Mondoñedo, que para aquellos que, como yo, no lo sepan fue declarado en 1985 conjunto histórico artístico, ya que, además de la catedral, palacio episcopal, etc… el impresionantemente verde valle en el que se asienta conserva numerosos restos arqueológicos como dólmenes, castros, petroglifos, los cuales demuestran que ya existían asentamientos en él durante el neolítico.



De Mondoñedo, sin duda, lo más importante es su Catedral que, aunque posiblemente sea la menos conocida de las seos de Galicia, tiene muchísimo interés para los amantes del arte medieval. Más adelante les contaré más detalles de este monumento.


Sin embargo, Mondoñedo también es muy conocido por otras razones, entre ellas ser la cuna del gran escritor Álvaro Cunqueiro. Junto a su casa natal se sitúa esta hermosa fuente de piedra llamada la Fonte Vella de 1548, conocida también como la fuente de Álvaro Cunqueiro, de la que el famoso escritor escribió:
"Si viniera a las San Lucas un perfumista de París yo le llevaría a la Fuente Vieja, para que aspirase lentamente el aroma a heno de hierba recién cortada, y partiendo de él inventase un perfume de otoño..."


Y de Mondoñedo también es típica una de las tartas más famosas de Galicia, junto con la tarta de Santiago (por supuesto), la Tarta de Mondoñedo a base hojaldre, almendras y cabello de ángel, creada en la década de los 50 por el Maestro Obrador Don Carlos Folgueira, “O Rei das Tartas".

En Mondoñedo también se encuentra A Cova do Rei Cintolo, la más grande de Galicia, con sus más de 7500 metros de longitud. En el interior nos encontramos con un fantástico paisaje de salas y galerías llenas de estalactitas y estalagmitas, e incluso, un pequeño lago y ríos subterráneos. Desde el 2006 se permiten visitas guiadas pero es necesario ponerse en contacto con la oficina de turismo en el 982 50 71 77. Aún no la conozco, pero estoy deseando ir!!!

La cueva, como no podía ser de otra manera aquí en Galicia, tierra de meigas y magia, es objeto de distintas leyendas, entre ellas, la que le da el nombre: esta leyenda cuenta que el Rei Cintolo, que era dueño y señor de todo el valle de Brea, tenía una hermosa hija llamada Xila, que estaba enamorada de un conde. Pero un hechicero estaba celoso de este amor, y sepultó el reino de Cintolo en el interior de la tierra. Según la leyenda la bella princesa todavía espera que un caballero valiente la vuelva a la vida.

Y volviendo a la Catedral de Mondoñedo, para los amantes del arte aquí les muestro algunas fotos que saqué, mientras les voy contando un poquito de su historia.

Su construcción se remonta a 1219 y sus obras duraron por lo menos el resto del siglo XIII y todo el siguiente. Posee diferentes estilos arquitectónicos, si bien, en un principio se empezó siguiendo los cánones románicos, tal como se hace notar en la puerta principal y el ábside mayor; debido a siguientes ampliaciones la catedral se decoró con adornos barrocos.


El rosetón gótico del siglo XIV de la fachada tiene un diámetro actual de cinco metros, y en él las vidrieras policromadas hacen un efecto espectacular que se puede contemplar desde el interior.


El estilo barroco también está presente en la portada o en el frontispicio situado en la parte alta de la fachada, en el que aparece una imagen de la Virgen de la Asunción, y más arriba una estatua de San Rosendo.

El retablo de la Capilla Mayor de la catedral, de estilo rococó e exquisitamente decorado por el arquitecto Francisco Terán, está compuesto de dos cuerpos.
En el primer cuerpo del retablo el tema principal es la Asunción de la Virgen y en el segundo cuerpo está el misterio de la Santísima Trinidad.


La catedral tiene en los laterales de la nave central dos órganos de la Edad Media, aunque, debido a su lamentable estado, fueron reconstruidos posteriormente. Parece ser que dichos instrumentos se deben a Muñoz y Salcedo.

Las pinturas de la catedral configuran una de las colecciones más importantes de pintura mural de Galicia. Bajo los órganos hay unas pinturas de estilo gótico, de las que cabe destacar la perteneciente a la escena de la Degollación de los Inocentes.

Sobre la bóveda del crucero aparecen pinturas con escenas del Antiguo Testamento, estas son obra del maestro Terán.

En el interior de la catedral no hay que perderse el Museo Catedralicio Diocesano, uno de los museos de arte sacro más importantes de España, debido a la variedad y el valor de su colección de piezas. Además su directora Simonetta, una amable italiana doctora en arte, estará encantada de hacerles una visita guiada y ofrecerles toda la información que deseen.



13 comentarios:

J.A.Aldeia dijo...

Gostei muito deste texto e fotos. É muito interessante e tem um toque pessoal só possível de obter num blog. Mas não num blog qualquer!
Grande abraço!

Amiga Atlántica dijo...

Obrigada, J.A., la verdad es que comentarios como el tuyo son la mejor recompensa al trabajo y tiempo que consume redactar un post.
Grande abraço prara ti también!!!

Haddock dijo...

Al pasear por Mondoñedo y, especialmente, al visitar su catedral podemos imaginar como, cada vez que los mindonienses se lo proponen, es posible que la villa se ensimisme y levite, elevándose hacia el cielo envuelta en la niebla y desapareciendo de todos los mapas, haciendo realidad lo que sucedía en el Castroforte de Baralla ideado por el escritor Gonzalo Torrente Ballester (Serantes, Ferrol, 13.06.1910 - Salamanca, 27.01.1999) en su novela La saga/fuga de J.B.

Eso sólo puede suceder en algunos lugares tocados por la magia, como Mondoñedo, si se visitan en tu inigualable e inolvidable compañía.

Fotografías la Fonte Vella y nos deleitas con un breve fragmento de un texto del escritor Álvaro Cunqueiro Mora (Mondoñedo, 22.12.1911 - Vigo, 28.02.1981)quien, en un artículo publicado en el periódico Faro de Vigo el día 18 de octubre de 1958, escribió:

"El mercado de hierba en as San Lucas de Mondoñedo.

Si yo fuese pintor, ya habría pintado veinte veces el mercado de hierba verde, heno y paja que se celebra, los días que duran as San Lucas, en la plazuela de la Fuente Vieja, junto a la Porta da Vila, en mi Mondoñedo natal. Creo que solamente el mercado de rosas en el Farfistán o el mercado de tulipanes en Harlem serán más bellos. Y en perfume, no cede a ningún mercado del mundo.
(...)
La fuente, tal y como ahora la vemos, fue construida por el obispo Soto y Valera el año 1548, y Soto le puso, en lo alto, entre columnas con el Plus Ultra, el escudo de César Carlos. Soto era paje en Tordesillas el año 1517, cuando Carlos, proclamado rey de Castilla y de Aragón en Bruselas, y su hermana Leonor, llegaron de los Países bajos e hicieron visita a su madre, doña Juana la Loca.
(...)
La fuente que construyó Soto y Valera tenía dos grandes caños, y al lado había pilón para que abrevase el ganado. De todas las hierbas que forman los haces la de más delicado aroma es una gramínea, la anthexanthum odoratum, que algunos llaman amargosa. Festucas y glicerias la acompañan. En los haces de heno uno puede encontrar una marchita amapola. El mercado está en su apogeo al atardecer. A última hora se acercan a los haces los gitanos, buscando precios más cómodos. Y cuando queda desierta la plazuela, noche ya, se oye caer el agua en la fuente y se aspira el fino y fresco olor de la amargosa; así deben de oler las hadas de los campos, las infantas de Irlanda y de Bretaña, las horas del alba en los prados húmedos de rocío. Si yo fuese perfumista en París, para alguna mujer hermosa -para muy pocas, pero sí para alguna-, tendría en un frasquito unas gotas de este perfume tan carnal y tan alegre. Recojo unas briznas de hierba y paseo con ellas en la mano, en el silencio nocturno. No es como pasear, claro está, con Julieta, pero sí es pasear con el olor de Julieta."

jc dijo...

Fantástica visita com guia turistica!Gracias.

Joan Sol dijo...

Hola, Mar!

Interesante entrada, aderezada como siempre con los escogidos y selectos textos de Haddock, que añaden perfume y sabor a tus fotos.

No conozco Mondoñedo pero sí a Álvaro Cunqueiro. En mi primera visita a Galicia, el verano de 2001, me traje de recuerdo su libro "Fábulas y leyendas de la mar". ¡Es una gozada! Apunto un fragmento de uno de los textos titulado "...Y en la noche, el mar".

"Alguien estuvo rehaciendo durante toda la noche el mar. Ruidosamente, añadiéndole al agua viento, llevando de aquí para allá -navegación multiforme de temblorosas luces-, las olas; todo el mar se desliza en la sombra sonora, solemne y poderoso. La isla no es mayor parcela terrena que un navío, y es fácil a la imaginación en la noche inventarse una mitología de islas navegantes, al albur gentil de la mar. La grande isla clásica -Sicilia, Creta-, o la isla continente como Australia, no responden a la idea sentimental de isla con la veracidad con que acuden las Cíes en ayuda de una visión romántica, que no deja de acompañarnos mientras las habitamos".

Es fascinante esa imagen inicial de alguien rehaciendo el mar durante toda la noche. Y con el temporal que tenéis ahí estos días, debe ser del todo cierta. Espero que te acompañe esta noche, cuando desde la terraza contemples tus adoradas islas Cíes, como barcos fondeados en medio del mar.

Un saludo a los dos.

Amiga Atlántica dijo...

Obrigada, Jc, celebro que te gustara la propuesta de la visita guiada.
Grande abraço!!!

Amiga Atlántica dijo...

Mi querido Capitán Haddock, como me sigas escribiendo estas cosas tan dulces vas a terminar confitándome el portátil :-)

Amiga Atlántica dijo...

Precioso fragmento Joan Sol, muchísimas gracias por escribírmelo.
Tal y como dices, mientras te respondo se cuelan por el rabillo de mi ojo derecho los destellos de las luces de los cargueros fondeados al abrigo de las Islas Cíes, a la espera de que anaine el mar de fondo que aún queda fuera.
Desde luego, con los hermosos comentarios que me dejáis debo ser la envidia de la blogosfera.
Muchísimas gracias, y un abrazo desde la orilla del Atlántico.

JOSE ANTONIO dijo...

Es un placer seguir las entradas de tu blog, a más de conocer nuevos lugares, nos deleitas con leyendas, arte, historia, gastronomía,...y que decir de los sabrosos e interesantes comentarios, todo un lujo.
Un abrazo.

Laurus nobilis dijo...

Bonito e imponente como só os antigos sabiam fazer! Ficamos à espera das fotografias dos castros e monumentos megalíticos...

Amiga Atlántica dijo...

Gracias José Antonio, la verdad es que intento dar a los posts un toque personal y explicar las cosas que veo, así, como yo las veo.
Es cierto que tengo cierta tendencia al optimismo que igual queda reflejado de alguna manera en lo que escribo.
Pero ya digo que la mejor recompensa son vuestros amables, cuidados y cariñosos comentarios.
Até loguinho!!!

Amiga Atlántica dijo...

Bueno Laurus, de acuerdo, tendrás esas fotos a la vuelta en mi próximo viaje a Burela el mes que viene.
Abraço

Laurus nobilis dijo...

Obrigado!