jueves, 20 de marzo de 2008

En Galicia, SOL

Esta Semana Santa no nos ha quedado más remedio que quedarnos por aquí, ya que tenemos el barco en varadero para ponerlo a punto antes de que empiece el buen tiempo; limpiar el casco, arreglar la teka de la cubierta, darle patente, reparar sikaflex, etc... así que no paramos. Hoy, por fin, y aprovechando el buen tiempo de estos días después del temporal de la pasada semana, hemos terminado de lijar la teka, mañana le daremos aceite y... una cosa menos. Nos ha dado mucho trabajo pero ha quedado divina!!!
Pues sí, graniza en Málaga, llueve en Sevilla (que por muy maravillosa que sea allí la lluvia, no deja de molestar en vacaciones como en todos lados), en Benidorm... en casi toda España, pero en Galicia hace muy buen tiempo, algo fresquito por el viento del norte pero bien, los típicos días anticiclónicos secos, fríos y soleados. Aunque la noche del viernes va a entrar otra vez una buena borrasca que nos va a dejar un sábado fino... así que hay que aprovechar, y claro, la playa estaba preciosa, el agua muy clarita y esta mañana como después de correr venía un poco acalorada he aprovechado para darme una buceadita, así no me quedo tan fría en el agua.
No les voy a engañar, al principio el agua estaba bastante fría, pero al cabo de unos minutos se aguantaba perfectamente para echarse una buceadita y matar el gusanillo del invierno.
Menos mal que al salir del agua me subo directamente a la bañera a darme una buena ducha calentita y me quedo como nueva.
Les dejo aquí con las pruebas del delito que me sacó Haddock cuando bajé a la playa.





Esta última es del anochecer de hoy, que después de que se pusiera el sol, los tonos rojos, rosas, fucsias y anaranjados se apoderaron del cielo dejándonos esta estampa en la Ría.

16 comentarios:

Joan Sol dijo...

¡Ala, que envidia! Desde luego, ese azul y esa transparencia invitan a darse un chapuzón.

Por aquí el tiempo está así así. Ayer jueves hizo sol, pero hoy ha empezado a nublarse, a entrar viento y a bajar la temperatura. Supongo que son los primeros avisos del frente frío que nos vienen anunciando desde hace días y que tiene que llegar entre esta noche y mañana.

De lluvia, por el momento, nada; con la falta que aquí nos hace. En el puerto de Masnou, donde tengo el amarre, nos han hecho llegar una circular pidiendo que no se baldeen los barcos con agua dulce para ahorrar; medida que me parece del todo lógica dada la fuerte sequía, aunque ya he visto a algunos que no la respetan.

Yo también tengo el barco en seco: limpieza de fondos y todo eso. Además, el palo estaba pidiendo barniz a gritos, o sea que estoy decapando, lijando, etc. La madera tiene eso, que hay que estarle constantemente encima. Tengo un amigo que dice que "un barco de madera es peor que una querida", en el sentido que sale más caro. Pero el tiene uno y muy bonito, por cierto.

O sea que todos estos días me los voy a pasar en el varadero currando, si el tiempo lo permite, claro. Bueno, el tiempo y mi tierna espalda de oficinista, absolutamente desentrenada para esto de los trabajos forzados... digo manuales.

Que acabéis de disfrutar de las fiestas.

Yvette dijo...

Lindas las fotos Mar, como siempre, la puesta de sol me ha gustado mucho.
Saludos, desde Estocolmo!

Marieke dijo...

Boa Páscoa...para bens pelo blog..continua muito bom..Viva o Dia Mundial da Poesia


Madrigal á cibdá de Santiago
Chove en Santiago
meu doce amor.
Camelia branca do ar
brila entebrecida ô sol.
Chove en Santiago
na noite escrura.
Herbas de prata e de sono
cobren a valeira lúa.
Olla a choiva pola rúa,
laio de pedra e cristal.
Olla o vento esvaído
soma e cinza do teu mar.
Soma e cinza do teu mar
Santiago, lonxe do sol.
Agoa da mañán anterga
trema no meu corazón.
F.G. Lorca

Haddock dijo...

Rodeada de azules has recibido la primavera bañándote en las aguas de tu ría inigualable, haciéndome recordar un poema de Rafael Alberti (El Puerto de Santa María, Cádiz, 16.12.1902 - El Puerto de Santa María, Cádiz, 28.10.1999), perteneciente a su libro Marinero en tierra (1924):

- ¡Por el mar, la primavera!
¡A bordo va!

- ¿De qué barco, compañero?
- Del Florinda, compañera.

¡A bordo va!
Llega.

¡Pronto, a la escala real,
por verla desembarcar!

¡Ya!

Amiga Atlántica dijo...

Bueno Joan Sol, cómo va esa lijada del mastil? Nosotros mañana esperamos poderle dar brillo al casco, si no llueve claro... y es que esta noche entró una borrasaca de carai, con mucho viento y sobre todo frío... cualquiera se baña ahora :-)
La patente va a tener que esperar a que vengan varios días seguidos de sol para que la obra viva esté bien seca, pero o se cuando será... nuestra idea era poner el barco en el agua en abril.
Por cierto, a ver si cuelgo alguna foto de los mercantes que hay estos días al abrigo de las Cíes para que te hagas una idea de lo que debe haber ahí fuera... y como se lo deben estar pasando todas las tripulaciones allí juntas...
Un fuerte abrazo Patrón

Amiga Atlántica dijo...

Hola Ivette, muchísimas gracias por acordarte de mí en tus vacaiones en Estocolmo.
Las fotos que has publicado de esas lejanas y frías tierras son muy bonitas, acorde con ese punto de vista tan acertado que tienes.
Un cálido abrazo,
Mar

Amiga Atlántica dijo...

Olá Marike, muitisima obrigada por tu amable comentario y por tu poesía, parece que hasta has inspirado a Haddock que también me ha transcrito una poesía :-)
Vuelve pronto!!!
Grande Abraço

Amiga Atlántica dijo...

Precioso Haddock, Alberti era un gran amante del mar, como nosotros.
Recuerdo que sus cenizas fueron espacidas por la Bahía de Cádiz, tan azul, tan llena de luz... por que Cádiz hay muchísima luz ya que es totalmente plana, no hay ninguna montaña cerca y está rodeada de mar por todas partes.

Joan Sol dijo...

¡Dios mío, no siento los dedos!

Esta mañana acabé de lijar el palo, pero ahora me falta decapar y lijar la antena, que es la percha que sujeta el grátil de la vela latina al palo. ¡Ocho metros y medio de antena, en dos tramos de unos cinco metros cada uno! Y luego, barnizar, claro.

Por si fuera poco, esta tarde ha caído una granizada monumental que ha dejado las plantas del patio -tan lozanas y primaverales que estaban ellas- hechas unos zorros y cubiertas de hielo. En teoría, mañana tenían que darle la patente a la obra viva para poder echar el barco al agua el lunes, pero debe estar empapado. Me temo que todo se va a retrasar... ¡Varios meses sin llover y tenía que hacerlo precisamente estos días! En fin, por lo menos ha caído algo de agua, que falta nos hace.

Bueno, esperemos que mañana luzca el sol y, entre lijas y pulimentos, tengamos todos un día... brillante.

Saludos!

Ivis dijo...

Hay que ver qué guapa estás ahí en la playa. Ah, tú sí que eres valiente. A mí no me hacen meterme en el agua por estas fechas ni loca.
Saludos, Mar.

Amiga Atlántica dijo...

Yo lo que no siento es la espalda...
Pues eso mismo digo yo Joan Sol, tantos días sin llover y tenía que empezar ahora que hay unos festivos... Nosotros queríamos aprovechar para poner el barco a punto y resulta que llega una borrasca detrás de otra... bueno, por lo menos hoy le pude dar el abrillantador al costado de babor, el de estribor no se para cuando quedará...
Cuando terminemos de acondicionar los barcos tenemos que hacer un intercambio de fotos y publicarlas en nuestros blogs, te parece?
Buen viento!!!

Amiga Atlántica dijo...

Hola Cubanita, graciñas por la visita!
Así que me ves guapa con el neopreno? genial, este verano nada de biquinis, voy a pasarme al neopreno. Quizás también me lo ponga la próxima vez que tenga una cena especial o algo así :-)
Biquiños Ivis

Haddock dijo...

Efectivamente Rafael Alberti era, como nosotros, un gran amante del mar; el año 1967 escribió, para una edición de su libro Marinero en tierra (1924):

"Yo nací junto al mar. Yo sigo siendo siempre un poeta del mar, aunque pueda pasarme días y hasta años sin escribir su nombre, sin recordarlo siquiera. ¿Qué no deberé yo al mar, mi poesía primera y todavía la de hoy? ¿Qué no a su gracia, o sea la sonrisa; a su juego, o sea el ritmo; a su ritmo o sea la danza, el baile? Cuando apenas tenía quince años, me arrancaron del mar, convirtiéndome para siempre, desde entonces, en un marinero de tierra. Separado de mi bahía de Cádiz, en donde vi la luz, y de su insigne río -el Guadalete-, y ya viviendo en tierras interiores de Castilla, por sus altas llanuras y montes de pinares, la nostalgia hecha espuma de aquel mar de mi infancia y años adolescentes se me va a ir convirtiendo poco a poco en canción, y los ritmos entrecortados y ágiles de sus ondas van a ceñirme la memoria, cruzándomela de lo popular andaluz(...) De todo esto y de otras cosas profundas mías es hijo este hoy ya tan lejano Marinero en tierra".

En Marinero en tierra incluyó Alberti estos dos poemas (el segundo dedicado al compositor Rodolfo Halffter):

61

A la estepa un viento sur
convirtiéndola está en mar.

¡Alegría!
Ya la mar está a la vista.

¡Alegría!
Pronto voy a navegar.

¡Alegría!
Ya mi sueño marinero
-¡alegría!- va a zarpar.


62

Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.

¡Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla,
y sobre el ancla una estrella,
y sobre la estrella el viento,
y sobre el viento la vela!

Laurus nobilis dijo...

Que inveja... Este ano ainda não consegui ir à praia!

Amiga Atlántica dijo...

Es cuestión de proponérselo, Laurus

Amiga Atlántica dijo...

Gracias de nuevo Haddock por transcibir estos hermosos versos para el blog y que todos los podamos disfrutar.